ESTAMPILLAS TEMATICAS DE FERROCARRIL

En la filatelia salvadoreña, la cantidad de estampillas temáticas de ferrocarril son limitadas. De hecho, aunque algunas cuentan con diseños vistosos de locomotoras, éstas no representan modelos específicos que estuviero en operación en El Salvador, sino que son diseños genéricos que buscaban promover el desarrollo del país.

 

Las primeras estampillas emitidas explícitamente para conmemorar un evento ferroviario fueron las de la serie del mes de diciembre de 1929, con motivo de la unión de las ferrovías de Guatemala y El Salvador, dando así origen al primer servicio internacional. Curiosamente, la viñeta no muestra una locomotora sino los bustos de los entonces presidentes de ambos países: Dr. Pío Romero Bosque y Gral. Lázaro Chacón.

DIARIO OFICIAL.

San Salvador, 28 de diciembre de 1929.

DOCUMENTOS OFICIALES 

 

Campamento San Jerónimo, 28 de diciembre de 1929.

A Nicolás S. Villafuerte,

                Director Imprenta Nacional.

 

Hoy inauguróse ferrocarril El Salvador-Guatemala, a las diez horas; asistiendo Presidentes ambos Estados, funcionarios, gran número personas particulares y sociedades salvadoreña y guatemalteca. A nombre empresa constructora ferrocarril, tomó palabra Gerente Gral. Cruzándose acto continuo discursos Ministros Fomento Dr. Mendoza y Hernández Figueroa. Dr. Romero Bosque, Presidente nuestro, cerró acto brillante discurso.

La puesta en circulación de las estampillas se autorizó una vez señalada la fecha de la inauguración del servicio. La producción estuvo a cargo del Taller Nacional de Grabados, quien optó por litografías a dos colores. La importante cantidad de errores que se cometieron en el proceso de impresión, dieron lugar a una gran cantidad de variedades, tales como: centros invertidos, perforaciones incorrectas, centrado defectuoso y colores equivocados.

Un dato curioso de la emisión es la discordancia que existe entre los colores autorizados en el decreto y los colores que se usaron para la impresión definitiva: en lugar de sellos verdes de 1 centavo, se imprimieron sellos morados; en lugar de sellos rojos de 3 centavos, se imprimieron sellos cafés y en lugar de sellos azul oscuro, se imprimieron sellos verdes. El único color que se aproxima es el amarillo crema, sin embargo el color definitivo utilizado fue el anaranjado.

512

514

513

515

Las estampillas existen perforadas y sin perforar. El costo de estas últimas tiende a ser más alto.  En lo que respecta a las variedades, su valor de mercado es significativamente alto y tiende a subir año con año. Algunos errores fueron puesta en circulación, por lo que suelen encontrarse sobres, no filatélicos, con ejemplares llamativos. En cuanto a la clasificación realizada por Scott, es curioso ver que sus editores reconocen la existencia de cuatro variedades, pero sólo catalogan dos: la 512 con el centro invertido (512a) y la 513 con el centro invertido (513a).

512a

513a

1c con el color de 10c

Sin perforación al centro

Sin perforaciones

Al igual que para otras series postales conmemorativas, el decreto establecía que los sellos postales permanecerían en circulación porun tiempo limitado; en este caso, aproximadamente un mes, del 28 de diciembre de 1929 al 31 de enero de 1930. Los sobres más difíciles de conseguir son los circulados durante los últimos días de diciembre, antes de que se pusieran en circulación los primeros sellos postales destinados al servicio aéreo. La coincidencia de ambos eventos, sin embargo, dio lugar a sobres filatélicos bastante vistosos, destinados a recordar el progreso alcanzado por El Salvador en esos años. Existen, incluso, sobres de servicio aéreo parcial, con las estampillas de ferrocarril y aéreas, los cuales fueron enviados a Europa vía Guatemala o Estados Unidos, haciendo uso de transporte marítimo a partir de dichos países.

​© 2023 by FILATELIA CUSCATLECA.