HISTORIA DE LA BANDERA DE EL SALVADOR

Todo comenzó en 1866, cuando durante el proceso de pruebas de impresión de la primera serie de estampillas, se autorizó un volcán con 11 estrellas, cada una representando uno de los departamentos de El Salvador:

  • Chalatenango

  • Cuscatlán

  • La Libertad

  • La Paz

  • La Unión

  • San Miguel

  • San Salvador

  • San Vicente

  • Santa Ana

  • Sonsonate

  • Usulután

Para ese entonces, el escudo de armas de El Salvador solamente contaba con un volcán en erupción frente al océano. La discusión filatélica, respecto a que si el volcán en la estampilla es el de San Miguel o el de Izalco, podría ser considerada secundaria, si partimos del supuesto que los motivos de las estampillas postales emitidas en los años de formación de nuestra filatelia son alegóricos y que la producción de las estampillas estaba a cargo de imprentas extranjeras.

 

El reemplazo de la bandera que era utilizada por la confederación que proclamó la independencia, cuyo diseño se aproximaba al utilizado actualmente, por la bandera de nueve estrellas y nueve franjas, fue publicado en El Constitucional, periódico oficial del nuestro país, el jueves 4 de mayo de 1865. A favor de quienes apoyan la idea de que el volcán en la primera emisión de estampillas postales es el Volcán de Izalco, dicho decreto establece que:

 

Artículo 3∘ - El escudo de armas nacional será el mismo de la antigua federación centro-americana, con las modificaciones siguientes: 1a. en lugar de los cinco volcanes que representaban los cinco Estados de la federación habrá solamente uno en actividad imitando al Izalco.

La bandera con cinco rayas azules y cuatro blancas fue representada, por primera vez, en las emisiones de estampillas de 1887 a 1889, las cuales tenían motivos alegóricos de mujeres sosteniendo una bandera. Tal como se observa en los diseños, el número de estrellas había sido completado para reflejar 14 departamentos, pues las últimas tres anexiones se habían llevado a cabo en 1869 (Ahuachapán), 1873 (Cabañas) y 1875 (Morazán).

Durante la época Seebeck (1890 a 1899), la lista de artículos filatélicos que mostraban el escudo de armas y la bandera creció, pues se añadieron enteros postales muy vistosos, con grabados de alta calidad. Aunque la lista se abriría con la serie de sellos postales de 1890 (Mujer con Bandera), el primer entero postal con un grabado a gran escala con el escudo y la bandera fue el de 1891, el cual se muestra a continuación: 

La viñeta (grabado al centro) de las estampillas de 1891 cuenta con varios elementos de la bandera y el escudo de armas vigentes, tales como las 14 estrellas, el volcán en erupción y el sol naciente. Los detalles del diseño pueden observarse mejor en los sobres de uso postal impresos como parte de la misma emisión: 

En 1895, la Hamilton Bank Note Company (Seebeck) imprimió una serie de estampillas completamente dedicada al escudo de armas de El Salvador. Como parte de la emisión se incluyeron enteros postales (tarjetas y sobres) cuyos grabados eran ricos en detalles. Para el caso de las tarjetas, estas fueron impresas tanto para uso ordinario como para uso oficial.

Ese mismo año (1895), El Salvador emitió su primer billete postal, el cual contaba con una bandera artística, de diseño bastante simple, dentro de la figura de un escudo. La bandera muestra las cinco franjas azules y cuatro blancas, con 14 estrellas, laureles y un gorro frigio inclinado hacia el lado izquierdo. Se conoce como "billete postal" a una variedad de enteros postales, los cuales son plegables y traen los bordes engomados para facilitar el cierre de la correspondencia.

En 1896, como parte de una serie de estampillas bastante extensa, con características y motivos bastante variados, la Hamilton Bank Note Company (Seebeck) imprimió enteros postales con el escudo de armas de El Salvador. En adición al indicio correspondiente a la estampilla impresa, las tarjetas mostraban un grabado a gran escala del escudo de armas utilizado en la impresión del año anterior. Las postales que se muestra a continuación, perteneciente a dicha emisión, fueron circuladas a comienzos de 1900. Las ilustraciones coloreadas (añadida posteriormente por Leutert et Schneidewind), muestran el palacio presidencial de la época, conocido como Casa Blanca, con la bandera ondeando en un asta fijada sobre la parte más alta de la construcción.

En 1896, como resultado del Pacto de Amapala firmado en 1895, nace la República Mayor de Centroamérica, la cual tuvo una duración de apenas dos años. En 1898, Justo el año en que se finalizó y divulgó la nueva constitución, el General Tomás Regalado se toma el poder y hace que El Salvador se separe de la unión. La emisión de estampillas postales de 1897 muestran el escudo de armas modificado, con los cinco volcanes y el gorro frigio irradiando la luz de la libertad sobre ellos.

Estado de El Salvador 1897
Estado de El Salvador 1898
Estado de El Salvador 1898

La bandera adoptada por la República Mayor de Centroamérica lucía muy parecida a la bandera actual: dos franjas azules y una blanca, con el escudo de armas de la Confederación, al centro. Dicha bandera fue incluida en la emisión de estampillas de 1898, la cual mostraba un grabado alegórico de los tres países que apoyaron el esfuerzo de integración (El Salvador, Honduras y Nicaragua) sosteniendo el nuevo pabellón tricolor. Nicaragua emitió una serie de estampillas postales con el nuevo escudo de armas y Honduras no emitió estampillas celebrando la unificación.

Durante la primeras décadas de 1900, periódo filatélico que hemos llamado "Período Patriótico", la bandera y el escudo comenzaron a figurar en las tarjetas postales junto a los rostros presidenciales. Casi la totalidad de estampillas de dicha época se dedicaron a promocionar los símbolos, monumentos, próceres, obras públicas y figuras políticas. Los motivos de las tarjetas postales, por otra parte, promovían la arquitectura e infraestructura del país.

El 18 de julio de 1908, The Gastonia Gazette publicó la siguiente noticia con relación a la bandera de El Salvador:

Existen 43 banderas dentro del complemento extranjero. Cada una de ellas tiene 13 pies de ancho. Muchas llevan diseños curiosos y unas cuantas fienen figuras de animales, lo que hace que sea difícil de elaborar y requieren de un tiempo considerable.

 

La bandera extranjera más cara es la de la República de Salvador, cuyo costo de fabricación es de $52.50. A una sola mujer le toma 16 días elaborar la pieza central, la cual es elaborada completamente a mano.

 

Siguiendo a la bandera del Salvador se encuentra la de Costa Rica, la cual es la más difícil y tediosa. Esta enseña, la cual cuenta con una pieza central elaborada, tiene un costo de $45 y su elaboración requiere aproximadamente el mismo tiempo.

 

Estas piezas cenrales son bordadas a mano con seda, la cual tiene un costo por libra de $9, trabajo que es realizado por un equipo de mujres que no realizan ningina otro labor.

El Centenario del Primer Movimiento de Independencia de la América Central sería celebrado con una emisión de tarjetas postales con la bandera de 14 estrellas como lienzo para los próceres y el entonces recién inaugurado monumento a la libertad. Algunas de las tarjetas fueron canceladas 11 de noviembre de 1911 (11-11-11), lo que seguramente añade un valor especial para los deltiólogos. La celebración fue promovida por el entonces presidente de la república, Dr. Manuel Enrique Araujo, quien iniciaría luego un esfuerzo por volver a la bandera de la Confederación, en un esfuerzo por retomar el camino hacia la integración centroamericana.

La labor para regresar a la bandera original culminaría con el decreto del 27 de mayo de 1912, año en que se llevaría a cabo la Jura de la Bandera Federal. El decreto establecía que se debía volver a la bandera y escudo de armas de 1823, símbolos patrios aprobados por la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América. De igual forma, el decreto del 28 de abril de 1865 quedaba derogado.

A la divulgación del decreto siguió la emisión de una de las estampillas postales más gustadas en nuestro país. Los diseños conmemoraban a los próceres y héroes de la República Federal de Centroamérica, la cual surgió el 22 de noviembre de 1824, de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América. La estampilla de 1 Colón muestra el escudo de armas vigente antes que se decretasen la nueva bandera y escudo.

José Matías Delgado, Manuel José Arce, Francisco Morazán, Rafael Campo, Trinidad Cabañas, Monumento a Gerardo Barrios, Monumento a la Independencia (Centernario), Palacio Nacional, Hospital Rosales, Escudo de la República.

El Boletín de la Unión Panamericana de 1912 (Vol. XXXV) registró el cambio de la bandera y el escudo de armas de El Salvador, con la siguiente nota:

BANDERA Y ESCUDO DE ARMAS DE SALVADOR

 

Algunos cambios interesantes fueron realizados al escudo de armas por un decreto reciente. Las armas de El Salvador serán, en adelante, un triángulo equilátero con los 5 volcanes emergiendo del océano que está en la base y un arcoiris y un gorro frigio en la parte superior, con la fecha nacional "15 de septiembre de 1821" en un semicírculo entre los rayos. Alrededor del triángulo estará la leyenda, incrita en oro, "República de El Salvador en la América Central", y en la base las palabras "Dios, Unión y Libertad". Este nuevo escudo de armas se apega a la disposición general del escudo de armas y la bandera que fuesen decretadas por la Asamblea Nacional Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, el 21 de agosto de 1823.

 

Este sello deberá mostrarse en las puertas de las oficinas públicas y deberá añadirse al gran sello de la nación, el sello de la oficina de la secretaría de la asamblea general, aquellas de los agentes del Gobierno y la de los tribunales de justicia.

 

La bandera nacional para los puertos y embarcaciones consistirá de tres franjas horizontales, la superior y la inferior de color azul y en medio una franja blanca con el escudo de armas pintado sobre ella. En las embarcaciones mercantes, las banderas y banderines no deberán llevar el escudo de armas, sino la leyenda al centro con letras de plata: "Dios, Unión y Libertad".

A la nota anterior seguiría, unos meses después, una mención sucinta, de apenas un reglón, la cual volvía a dar cuenta del cambio:

La antigua bandera de Centroamérica fue adoptada por la República de El Salvador, el 15 de septiembre de 1912.

La nueva bandera fue izada, oficialmente y por primera vez, el 15 de septiembre de 1912. La ceremonia, divulgada por el Diario Oficial, tuvo lugar en el Campo de Marte. El retorno a la bandera federal generó entusiasmo en muchas esferas de nuestro país, aquellas que se identificaban con el ideal de la integración centroamericana.

Los telegramas  que se muestran a continuación fueron publicados en el Diario Oficial del 21 de septiembre de 1912: 

San Lorenzo, 15 de septiembre de 1912. - Señor Presidente: En nombre de la milicia y el mío propio, felicitámosle cordialmente por el gran paso que hemos dado en pro de la unión de Centro América. - Su afmo., F. de J. Castillo.

La Unión, 15 de septiembre de 1912. - Señor Presidente: Hónrame felicitar al señor Presidente por el gran paso dado en pro de la unión Centroamericana, haciendo flamear en toda la República el pabellón federal. - Su leal y obsecuente subalterno, J. Bennito Montoya.

Jiquilisco, 16 de septiembre de 1912. - Señor Presidente: Juramento bandera solemne. Acabáronse colores nocivos. La Patria agradecida conservará lo mismo que la historia, tan sencilla y buena medida. El partido unionista de esta zona felicítalo y salúdalo. - Su afmo., Tulio Gutiérrez.

San Alejo, 19 de septiembre de 1912. - Señor Presidente: Esta Municipalidad y vecindario felicítale de corazón por tan sana y patriótica idea de adoptar el escudo y bandera que nos legaron los inmortales Padres de la Patria, como símbolos de redención y libertad. Toribio Cálix., Alcalde.

San Isidro, 20 de septiembre de 1912. - Señor Presidente: Los infrascritos partidarios incondicionales de Ud. y admiradores de sus esfuerzos en pro de la reorganización de nuestra antigua Patria, envían á Ud. su más cumplida felicitación por haber sido el iniciador de las nuevas insignias nacionales. Sus atentos servidores, Rubén Moreno, Alfonso Romero, J. Dionisio Romero.

El Doctor David J. Guzmán, en su libro "Cívica y Moral Práctica" (1914), describe la ceremonia con las siguientes palabras:

El 15 de septiembre de 1912 en la gran Revista Militar del Campo de Marte se celebró la importante ceremonia del Juramento de la nueva Bandera de El Salvador. A un acto tan emocionante rindió el ejército y la muchedumbre el tributo de su admiración y entusiasmo al flotar el viento el gallardo emblema de nuestra nacionalidad.

El concurso para el diseño del escudo de armas fue convocado en 1912 por el Ministerio de Gerra y Marina. Don Rafael Barraza Rodríguez, colaborador cercano del Dr. Manuel Enrique Araujo, resultaría ganador. Aunque dicho escudo empezó a utilizarse oficialmente, algunos detalles, como las cinco banderas detrás del triángulo equilátero y la corona de laureles, serían oficializados hasta 1916, por Don Carlos Meléndez, Presidente de El Salvador.

 

Entre los primeros artículos postales cuyos grabados mostraron el nuevo escudo de armas se encuentran los enteros postales, específicamente tarjetas postales emitidas por la Dirección de Correos. El catálogo de Higgins & Gage lista la primera de ellas en el año 1913.

La primera serie de estampillas que mostró el nuevo escudo de armas fue la emisión oficial de 1914, la cual constaba de dos estampillas tipografiadas, una color verde y otra naranja, de calidad bastante pobre. Las parejas o tiras que carecen de perforaciones intermedias suelen ser las que alcanzan precios más altos. Debido a que estuvieron en circulación menos de un año y por el volumen bajo de correspondencia oficial, es difícil obtener sobres que aun conserven estas estampillas.

La papelería y sellos gubernamentales también fueron actualizados para mostrar el nuevo escudo de armas, aunque no de inmediato, tal como lo evidencia el primero de los siguientes sobres, enviado por la Dirección General de Correos de El Salvador a los Estados Unidos, poco más de un mes antes de la jura de la nueva bandera. El segundo sobre corresponde a una carta enviada en 1914 por el Presidente Don Carlos Meléndez al Cónsul de El Salvador en Nueva York, Doctor Don Trinidad Romero; este sobre muestra el nuevo membrete utilizado por Casa Presidencial.

La segunda emisión de estampillas con el escudo de armas fue la serie provisional, listada en Scott el año 1921. Como base para la serie se utilizaron timbres municipales sobre-impresos 1919, a los cuales se añadió un sobrecarga con la leyenda de dos renglones "Correos  |  Un centavo". A diferencia de la primera serie, la calidad de la impresión es bastante alta.

La siguiente emisión que incluía dos estampillas postales con escudos de armas de El Salvador fue autorizada en 1921, durante el último intento de creación de una república centroamericana: República Federal de Centroamérica. Dicha serie conmemoraba a los personajes que lucharon por la integración de Centroamérica, junto a otros símbolos propios de la Confederación que proclamó la independencia. La ocasión no pudo ser mejor para dar origen a la primera estampilla triangular de nuestra filatelia: un triángulo equilátero con una moneda de la Confederación al centro. 

El proyecto que había sido aprobado en 1921 por Guatemala, El Salvador y Honduras, se desmoronó en enero de 1922, cuando Guatemala decide retomar su soberanía. Aunque los medios de información internacionales vieron con optimismo la decisión y supieron visualizar la importancia política y económica que tendría la región en América Latina, existieron intereses internos a cada país que no pudieron resolverse. Las siguientes líneas han sido extraídas de una de las muchas notas de prensa publicadas por diversos medios de prensa norteamericanos:

  El Ministro de Guatemala ha emitido el siguiente comunicado:

 

  "He sido informado por un cable del gobierno de mi país, que la Asamblea Legislativa Nacional de Guatemala ratificó, el día de ayer, el tratado que fue firmado en San José, Costa Rica, en enero 19.

   

  "Esto significa que una nueva nación nació el día de ayer en la gran familia de las Américas - una nueva nación, soberana e independiente, cuyo nombre es Federación de Centro América. Esta nueva nación está compuesta por tres estados, las tres repúblicas situados al norte de Centro América: Honduras, Salvador y Guatemala, con una población total de 4,100,000, un área total de 101,164 millas cuadradas y un comercio exterior anual con los Estados Unidos de aproximadamente $45,000,000, combinando las importaciones y exportaciones.

Una de las mejores estampillas postales que exhibió el escudo de armas de El Salvador es la emitida en 1924, como parte de una serie con motivos que buscaban promover, comercialmente, al país. Aunque dicha emisión cuenta con el distintivo especial de ser la octava serie fotograbada del mundo, para la estampilla del escudo de armas se utilizón la técnica convencional del grabado. Adicionalmente, la impresión fue realizada utilizando dos colores, proceso que, por su costo, solía estar destinado a estampillas con valor facial alto. Encontrar sobres que hayan sido franqueados utilizando esta estampilla postal es raro, por lo que su valor se considera relativamente alto. 

Tula Serra (¢ 0.35), Colón en La Rábida (¢ 0.50) y Escudo de Armas (¢ 1.00). Las únicas estampillas de la serie grabadas y bicolor fueron las de Tula Serra y el Escudo de Armas de El Salvador.

El año 1930, como parte de las actividades para conmemorar el primer centenario de la muerte del General Simón Bolívar, el gobierno de El Salvador tomó la decisión de honrar al héroe de la Independencia sudamericana, emitiendo una serie de estampillas litografiadas. Aunque los detalles del diseño facilitaron la identificación de falsificaciones posteriores, existen sobres que lograron ser franqueados con estampillas que no eran postalmente válidas. El decreto que autorizaba la emisión fue publicado en el Diario Oficial de El Salvador, el 4 de septiembre de 1930, y el texto establecía el 3 de diciembre del mismo año como la fecha para su puesta en circulación. La serie de estampillas fue complementada con la emisión de un entero postal y una cancelación conmemorativa.

El 26 de octubre de 1935, la Dirección de Correos puso en circulación una serie de estampillas litografiadas, dedicadas a la bandera de El Salvador. Durante los años 1930s, World Letters Inc. desarrolló un programa educativo, el cual consistía en utilizar cartas y sobres informativos para enseñar ciencias sociales a los niños. Semanalmente, un corresponsal que se encontraba en gira por todo el mundo enviaría un sobre con un objeto (hojas, banderas de papel o recuerdos similares) a los suscriptores del programa, quienes podían comprar un álbum de cuero, el cual contenía las páginas informativas y un mapa con los lugares incluidos como parte del programa. La siguiente hoja corresponde al sobre e información que fueron enviadas luego de la visita a El Salvador. 

Estampillas de Uno y Dos Centavo - El Salvador

 

El tema de las estampillas del sobre de El Salvador es la bandera nacional con el escudo de armas. La bandera fue la usada originalmente por las Provincias Unidas de Centro América, una federación de cinco estadas formada en 1823 y disuelta dieciséis años después. El Salvador formaba parte de dicha federación. La bandera siguió siendo usada hasta 1865. Luego el país adoptó su propia bandera. El 30 de mayo de 1912, sin embargo, la Asamblea Nacional votó a favor de regresar al emblema original de la federación.

 

Las franjas superior e inferior de la bandera son azules y la franja del centro es blanca. Significan el azul del cielo, las nubes blancas flotando sobre las montañas, y luego el cielo, nuevamente. El escudo de armas sobre la franja blanca es un triángulo, con los cinco volcanes en la base, sobre una franja de tierra bañada por los dos océanos, representando los cinco estados de la antigua federación. Bajo el arco iris de la parte superior se encuentra el gorro de la libertad, irradiando luz, y las palabras "15 de septiembre 1821", fecha en que se proclamó la indenpendencia del reinado español. Alrededor del triángulo, en un círculo de letras doradas, se encuentran las palabras "República de El Salvador en la América Central", y en la base, "Dios, Unión y Libertad".

 

El escudo de armas simboliza la solidez de la nación, la esperanza por su futuro, su libertad política y su excelente ubicación comercial. El Salvador es próspero únicamente cuando vende su café. Esto explica la marca postal publicitaria estampada en el sobre, "Tome Café de El Salvador", o "Drink the Coffee of El Salvador".

La siguiente oportunidad que El Salvador utilizó para exhibir la bandera sobre estampillas postales fue en 1938, en ocasión del 150 aniversario de la Constitución de los Estados Unidos de América. El hecho llamó la atención de diversos medios de prensa norteamericanos, quienes desde el mes de enero comentarían la lista de países que se encontraban en proceso de preparación de las respectivas impresiones, entre ellos El Salvador, Ecuador y Brasil. Ambas estampillas de la serie, la destinada al correo ordinario y la aérea fueron anunciadas con anticipación. Una semana después del primer día de circulación, los detalles de la serie serían divulgados, incluyendo una descripción breve del diseño y de las cantidades impresas de cada ejemplar.  

El motivo de las banderas cruzadas fue utilizado por varios países, correspondiendo la primera emisión a Honduras, quien pondría a circular las estampillas conmemorativas en 1937. La estampillas españolas, sin importar su formato de emisión (dentada, sin dentar y hoja de souvenir) pueden alcanzar precios de mercardo bastante altos.

La siguiente emisión de estampillas postales que rendirían honor a la bandera y escudo de armas de El Salvador fue la serie aérea del 15 de diciembre de 1949, justo un año después de la revolución militar que sacaría del poder al Presidente Castaneda Castro. Los mensajes revolucionarios demuestran el valor que tenía la estampilla como medio de comunicación nacional e internacional. Las litografías estuvieron a cargo de Lud Dreikorn y de un total de seis estampillas, cinco valores estuvieron dedicados al servicio de correo aéreo. Una vez más, la bandera y el escudo de armas fueron utilizados para reforzar la idea de "una patria fuerte y libre".

Con la revolución llegarían las reformas constitucionales, lo que daría lugar a una nueva serie, la cual cerraría el breve ciclo de "estampillas revolucionarias", en 1952. Nuevamente, el mensaje comunicado era bastante explícito: "1948 REVOLUCION - 1950 CONSTITUCION - DIOS UNION LIBERTAD". Las litografías, bastante bien logradas, estuvieron a cargo de Courvoisier y la serie contó con 14 estampillas, 6 para uso ordinario y 8 para servicio de correo aéreo. Scott lista las estampillas con fecha 14 de febrero de 1952.

Aunque durante los años de gobiernos militares la Constitución de El Salvador continuaría siendo modificada, el texto que se publicó en 1950 contenía reformas consideradas progresistas, tales como el reconocimiento de la Corte Suprema de Justicia como el único tribunal competente para declarar la inconstitucionalidad de las leyes, el derecho de las mujeres a votar, la reactivación del cargo de vicepresidente, la prohibición completa del esclavismo, la garantía de libertad de culto, el establecimiento del derecho al habeas corpus y el reconocimiento del castellano como lengua oficial, entre otras.

La siguiente bandera integracionista centroamericana no fue una bandera nacional, sino la bandera de una organización de repúblicas inpendientes, las cuales se unieron para la conformación de un "organismo regional creado para promover la cooperación e integración": ODECA. En dicho esfuerzo de cooperación participaron Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua. 

​© 2023 by FILATELIA CUSCATLECA.