1867  |  VOLCAN DE SAN MIGUEL

1

2

3

4

De acuerdo a Scott, el volcán incluido en el diseño es el de San Miguel. Las once estrellas representaban cada uno de los once departamentos de nuestro país. La unidad monetaria para especificar el valor facial fueron los reales.

El presidente de El Salvador cuando se autorizó la primera emisión era el Dr. Francisco Dueñas. La empresa a la que se adjudicó el contrato fue la American Bank Note Company de Nueva York. 

 

Como suele suceder con virtualmente toda emisión, la Administración de Correos tuvo que revisar ensayos y pruebas de color e impresión antes de autorizar la emisión definitiva. Estos trabajos se realizaron el año previo a su puesta en circulación, en 1866.

Las cancelaciones (matasellos) que se utilizaban para anular las estampillas, al momento de franquear el correo, fueron diversas. Algunas de ellas han sido clasificadas como falsificaciones de la época.

 

Debido a deficiencias en las técnicas de perforación, el tamaño y márgenes de las estampillas es irregular. En cuanto a las variaciones de tonos de los colores, las diferencias obedecen a que en 1873 fue neceasario autorizar una segunda impresión. Sin embargo, Scott no toma en cuenta este hecho ni otros casos de reimpresiones como parte de su catálogo.

 

Las estampillas carecían de marca de agua y las perforaciones eran 12.

SCOTT A1:  

Sin marca de agua, perf. 12, grabado.

 

1  A1  1/2r blue

2  A1   1r  red

3  A1   2r  green

4  A1   4r  bister

Cuidado con las falsificaciones

Este fue el título de la nota publicada el 2 de agosto de 1975 por Ken Pugh, en la columna filatélica del periódico The Brandon Sun (Manitoba, Canadá). Las siguientes líneas han sido tomadas de dicha publicación:

 

Es cierto, sin embargo, que la mayoría de las falsificaciones del mundo fueron hechas el siglo XIX. Algunos falsificadores, como Francis Fournier, de Francia, y los hermanos Spiro, de Alemania, se concentraron en litografías crudas de variedades comunes o de precio moderado.

 

Los hermanos Spiro fueron responsables de las falsificaciones de la primera emisión de El Salvador. El pobre trabajo de falsificación es evidente luego de una simple y rápida inspección de las estampillas. Al respecto, sin embargo, uno de los artículos de The Spud Papers realizó una acotación que merece ser rescatada y compartida:

 

Cada una de las estampillas auténticas de este país (El Salvador) ha sido grabada de manera individual y muy cuidadosa, por lo que los falsificadores seguramente las encontrarán muy difíciles de imitar.

FALSIFICACIONES DE 1867

Litografías producidas por los hermanos Spiro. La réplica del diseño es deficiente y la calidad de la impresión es baja.

​© 2023 by FILATELIA CUSCATLECA.